Reciclado de neumáticos en nueva planta de Navarra
La empresa Indugarbi NFU va a adaptar su planta de reciclaje de neumáticos para producir material para la fabricación de neumáticos verdes. Para ello, usará la tecnología Micronized Rubber Powder (MRP), que convierte residuos en recursos utilizables. La inversión inicial estimada supera los cinco millones de euros, para una capacidad instalada de tratamiento en torno a 10.000 toneladas anuales.

Las obras en la planta permitirán la producción de MRP para la fabricación de neumáticos verdes para toda Europa. La dimensión definitiva de la planta dependerá de la prospección de ventas que se realice hasta el verano de 2013. Se trata de una apuesta por la innovación en el marco de la sostenibilidad medioambiental.

El proceso consiste en la preparación del material y reducción de volumen, la separación de metales y textiles, cribado, selección y almacenamiento del caucho triturado para su posterior pulverización. La reducción del volumen de los neumáticos se realiza mediante diversas etapas de trituración y cribado para la separación por calibres de materiales de caucho de diferente tamaño (0-2 y 2-4 milímetros), acero y material textil.

En una última fase, se dispone de una línea de pulverización para producir polvo de caucho a partir del granulado de 2-4 milímetros, que se almacenará en los correspondientes silos. El conjunto dispone de un sistema de captación y depuración del polvo generado en las trituraciones, cribas y separador de fibras textiles para tratar el aire de partículas y cumplir con la normativa vigente.

En la planta, se crearán entre diez y veinte nuevos puestos de trabajo, entre empleo directo e indirecto. La planta, en la actualidad, emplea a doce personas.

La tecnología Micronized Rubber Powder (MRP) permite dar nuevos usos a los productos de caucho que han acabado su vida útil, como, por ejemplo, los neumáticos usados. La tecnología convierte el caucho de desecho en un polvo de elevadísima calidad que las empresas pueden utilizar para volver a fabricar productos de caucho similares a los originales. En el caso de los neumáticos, por cada unidad se reduce un 8% la emisión de dióxido de carbono (CO2).