La reducción de gases de efecto invernadero evitaría millones de muertes