Reforestan bosques para salvar a una especie de mono propuesto como mascota de las Olimpiadas de Río 2016
El medio millón de dólares obtenido por una ong brasileña como crédito no reembolsable servirá para proteger a una especie de mono mediante la reforestación de una reserva ambiental.

El hacedor de tan maravilloso donativo ha sido el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), un dinero que será una ayuda inestimable para el tití leoncito o tamarino león dorado (Leontopithecus rosalia), uno de los primates más amenazados de todo Brasil.

Concretamente, la Asociación Mico León Dorado (AMLD), cuyo nombre hace referencia a otra de las maneras con las que se conoce al simpático animal, tiene previsto reforestar hasta 62 hectáreas en la Reserva Biológica de Pozo de las Antas, en el maltrecho ecosistema conocido como Bosque Atlántico.

Posible mascota olímpica

Ubicada en Silva Jardín, un municipio en el estado de Río de Janeiro, al sudeste del país, la reserva constituye uno de los reductos que le ha quedado a esta especie endémica de Brasil, que fue víctima de la desaparición de buena parte del Bosque Atlántico con la colonización portuguesa.

La reforestación se inició esta misma semana, y consistirá en la siembra de árboles autóctonos, si bien se necesitarán dos años para cubrir el espacio previsto. Por lo tanto, cuando Río celebre los próximos Juegos Olímpicos de 2016, la reforestación estará completada y, por qué no, sería un momento y ocasión fantásticos para dar a conocer su difícil situación (sólo quedan 1.700 ejemplares).

Además, la gracia y salero del mono en cuestión también podría servir a la organización de los Juegos para inspirar a su mascota oficial, una propuesta que la AMLD ha hecho ante las instancias pertinentes y que acompaña con una campaña.