Reino Unido podría actualizar sus leyes para exterminar a las ardillas grises, tejones y ciervos
No se les considera animales dignos de protección, sino plagas asesinas. En el Reino Unido, ni las ardillas grises ni los tejones ni tampoco los ciervos son bien recibidos, al menos no para los legisladores, que muy pronto podrían dar el pistoletazo de salida para acabar con todos ellos de un modo masivo.

Si no es con todos, al menos con el mayor número posible, con la clara intención de exterminarlos en algunas zonas, si bien los tres grupos de animales están sufriendo persecuciones desde hace años. ¿Las razones? Son diversas, si bien en general suponen una amenaza para otras especies protegidas, como la ardilla roja (la gris la desplaza) o los erizos (los tejones se los comen) o se les considera un peligro por provocar accidentes de tráfico, como ocurre con los ciervos.

Lógicamente, la opinión pública está dividida, como suele ocurrir con estos temas, que en el Reino Unido suscitan debates nacionales de lo más encarnizados en los que se proponen soluciones más respetuosas que no pasen por el sacrificio. En este caso, los defensores de los derechos de los animales creen que simplemente se pretende acabar con ciertos animales que no se quieren, sin más.

En fin, sea como fuere, lo cierto es que el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Gobierno pidió a un organismo independiente, denominado Law Commission que actualice la ley de vida silvestre. Y así lo hizo, por lo que actualmente se están consultando las propuestas, que incluye planes para permitir que especies invasoras como las ardillas grises desaparezcan en algunas áreas.

También se estudia modificar las leyes para que los ciudadanos no puedan apelar contra la matanza de algunas especies, como los tejones. Y, en general, se establecerán medidas para facilitar las matanzas masivas de plantas animales invasores, algo que ya es legal actualmente. No es, desde luego, un bonito ejemplo de convivencia.