Los animales tienen más corazón que muchas personas