Rinspeed MicroMax, el futuro de la movilidad eléctrica en el transporte público
El futuro del transporte público que no contamina ya está aquí. Es un modelo de microbús eléctrico con un diseño muy original: el Rinspeed MicroMax tiene espacio para cuatro plazas, aparte del conductor. La idea es que cualquier persona pueda solicitar uno de estos microbuses desde su smartphone, indicando dónde se encuentra y a dónde quiere ir. Un cambio completo de modelo de transporte público.

De este modo, es un sistema en el que no hay que ir a la parada de autobús y esperar a que aparezca, sino que se pide bajo demanda aprovechando las nuevas tecnologías. En el interior, los usuarios viajan apoyados, que no sentados. Tiene cinturones de seguridad y una tableta integrada para cada pasajero.

El prototipo de Rinspeed se ha presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra. El MicroMax está pensado para ciudades densamente pobladas, ya que ahorra espacio por ser de pequeño tamaño. El espacio exterior es mínimo, mientras el interior es máximo. De ahí su nombre.

Una de las características más originales son esos asientos verticales. Es un vehículo hecho para viajes cortos. Además de los cinturones de seguridad, este microbús eléctrico cuenta con airbags para cada pasajero. Tiene una longitud de 3,7 metros y el interior está preparado para subir maletas, carritos de bebé o bicicletas.

Una tableta para cada pasajero

Rinspeed MicroMax, el futuro de la movilidad eléctrica en el transporte público
Por otra parte, la tableta permite que le trayecto se haga más corto viendo vídeos, escuchando música o jugando, o bien aprovechar el viaje para consultar el correo o terminar alguna tarea pendiente de la oficina, gracias a la conexión a internet. Así, es una mezcla de movilidad sostenible y área de trabajo. Su reducido peso conseguido por el uso de fibras compuestas o el plexiglas permite una velocidad y una autonomía suficientes.

El precio estimado será entre 5.000 y 10.000 euros, según la configuración que se elija, ya que este vehículo permite añadir diferentes módulos: desde un servicio más recreativo o de ocio hasta un diseño interior para el trabajo. Podría ser una forma de recoger a los empleados de una empresa de modo que puedan empezar a trabajar durante el viaje a la oficina.