El lago Poopó, en las últimas