Salvar el Guadalquivir es salvar Doñana
La organización WWF ha presentado un informe que contiene las diez medidas que las administraciones públicas deben poner en marcha urgentemente si se quiere detener el progresivo deterioro del estuario del río Guadalquivir y recuperar los servicios ambientales, sociales y económicos del río.

Los estudios científicos del CSIC y el Dictamen de la Comisión Científica para el Estudio de las Afecciones del Dragado del Río Guadalquivir han demostrado que la dinámica natural del estuario ha perdido su equilibrio y está al borde del colapso.

Las causas de este deterioro medioambiental ocurrido en el Guadalquivir son los dragados de mantenimiento, la navegación de los buques y su oleaje, la reducción de los caudales de agua dulce, la introducción de especies exóticas, los vertidos agrícolas, urbanos e industriales, y la erosión de los márgenes.

Todo ello, afecta a las costas y las pesquerías del estuario y el Golfo de Cádiz, poniendo en riesgo a todo el medio ambiente de la región y el medio de vida de muchos de sus habitantes.

WWF ha elaborado el documento 10 retos para salvar el Guadalquivir para frenar este grave problema:

    1. Aumentar los caudales de agua dulce al estuario

    2. Modificar el dragado de mantenimiento para minimizar sus efectos negativos

    3. Deslindar el dominio público marítimo terrestre en el bajo Guadalquivir

    4. Proteger los márgenes del Guadalquivir contra la erosión

    5. Recuperar y restaurar las llanuras de inundación

    6. Eliminar la Montaña del Río

    7. Reconectar los brazos del río con el cauce principal

    8. Reducir los aportes de sedimentos, nutrientes y pesticidas

    9. Crear un Plan de Gestión de la Pesca en el Guadalquivir y su entorno

    10. Establecer medidas de adecuación al cambio climático

El río Guadalquivir es básico para la supervivencia de Doñana. Da vida al espacio natural que es crucial para la migración de millones de aves europeas todos los años. Sin el río, Doñana desaparecerá.