Salvar a la megafauna de la extinción es una “obligación moral”