San Francisco aprovecha todos los desechos orgánicos para elaborar compost