Un sarcófago gigante evitará más radiación en Chernobyl