Se ahorrarían 50.000 millones de euros en Europa si se aplicara la legislación ambiental