Se desperdician más de 50.000 toneladas de comida fresca en los supermercados españoles cada año