Se ha sobrepasado un peligroso límite en las emisiones de CO2