Se llama Morris, y captura el mismo carbono que 100 árboles