Se necesita un pacto de Estado para frenar el cambio climático