Se podría capturar todo el CO2 que emiten las térmicas de Estados Unidos