Se prepara la vuelta al ladrillazo en la costa española