Se triplica el nivel de mercurio en los océanos
La revolución industrial trajo un sinfín de cambios económicos y sociales, y un no menor número de problemas ambientales que tienen un denominador común: la contaminación en todas sus formas y manifestaciones. No es algo nuevo, pero no por ello deja de resultar sorprendente hasta dónde podemos llegar polucionando el planeta.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Nature, hay motivos para alarmarse, pues acabamos de batir otro triste récord alterando los ecosistemas marinos a consecuencia de la actividad humana. En este caso, los niveles de mercurio en la superficie de los océanos se han triplicado desde entonces.

Una llamada de alarma

Son innumerables causas las que lo provocan, desde la activida minera, las plantas eléctricas de carbón o la eliminación de aguas residuales. Su modo de llegar al océano es, por lo tanto, de forma directa, a través de los vertidos, y también vía ambiental, cuando se contamina la atmósfera.

El mercurio se acumula más rápido en las capas superficiales del océano que en las profundidades. Sin embargo, con el paso del tiempo va descendiendo. De acuerdo con la investigación, realizada por prestigiosos organismos como el Instituto Oceanográfico Woods Hole, las aguas profundas del Atlántico Norte tienen un contenido de mercurio especialmente elevado y en el futuro se espera que el polo norte y el círculo Ártico acaben concentrándose las mayores cantidades a consecuencia de los vientos y las corrientes oceánicas.

Se triplica el nivel de mercurio en los océanos
Los daños no se limitan al desequilibrio de los ecosistemas. Si la vida marina ha de asumir esa mayor cantidad de mercurio, también habremos de hacerlo nosostros a la hora de consumir productos del mar. En este sentido, el estudio advierte sobre el peligro de consumirlos de forma regular, en especial niños y mujeres embarazadas.