Seguimiento de ballenas por sus sonidos
Un grupo de científicos ha seguido a algunas ballenas por los sonidos que emiten. Han captado hasta 26.545 cantos de ballena azul en la región antártica. Por primera vez, la ciencia ha usado técnicas acústicas de detección, seguimiento y examen. En este trabajo científico pionero han participado investigadores de Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Chile, Estados Unidos, Francia, Noruega, Reino Unido, Sudáfrica y Nueva Zelanda. Es el Proyecto Ballena Azul Antártica.

Ingenieros, observadores y 18 expertos en acústica han logrado etiquetar a los cetáceos. Todos ellos viajaron en enero, durante siete semanas, al Mar de Ross, una bahía que se encuentra entre el océano Glacial Antártico y la Antártida, al sur de Nueva Zelanda.

En dicha región, viven, además, de ballenas, otros animales como pingüinos de Adelia, el petrel gigante antártico, la foca de Ross (en peligro de extinción) y ejemplares de calamares gigantes. Pero, en este caso, los investigadores se centraron en el estudio de la población, distribución y comportamiento de las ballenas azules.

La ballena azul (Balaenoptera musculus) tiene un sonido profundo y resonante que se puede captar a cientos de kilómetros bajo las aguas. Los científicos han grabado los sonidos y averiguado la posición de las ballenas basándose en los sonidos que emitían. Gracias al trabajo desarrollado, el equipo investigador ha logrado captar 57 imágenes de ballenas y 23 biopsias.

El animal más grande de la historia del planeta

Seguimiento de ballenas por sus sonidos
Por otra parte, etiquetaron con dispositivos vía satélite a dos ejemplares para conocer sus recorridos durante el verano austral y sus patrones alimenticios cerca del hielo antártico. El nuevo método puede convertirse en un referente para otros estudios sobre cetáceos en todo el mundo.

Hay que destacar que esta técnica de seguimiento presenta una gran ventaja: no perjudica a las ballenas. Los datos y las conclusiones de este estudio serán ofrecidos a la Comisión Internacional Ballenera para ayudar a la conservación y recuperación de las ballenas azules antárticas. Según datos manejados por la propia comisión, en 2000, la población de ballenas azules en el hemisferio sur era de entre 400 y 1.400 ejemplares. La ballena azul, no sólo es el animal más grande de la actualidad, sino el más grande de la historia, superando en tamaño incluso al mayor dinosaurio que existió.