Seis de las siete tortugas marinas de gran tamaño están en peligro de extinción
Se ha elabora un completo estudio sobre la situación de las tortugas marinas y los resultados son alarmantes. La captura incidental a causa de la pesca impacta sobre las especies de tortugas más grandes en todo el mundo: en el Pacífico Oriental, el Atlántico Norte, el Suroeste Atlántico y el Mar Mediterráneo. A causa de estas capturas, la mortalidad de las tortugas aumenta.

El estudio señala además que no hay suficiente información sobre el asunto. En la actualidad, seis de las siete especies de tortugas marinas están en peligro de extinción y no existe ninguna medida efectiva para reducir las capturas incidentales. En muchos lugares, esta situación puede llevar a la extinción local.

Cada año, mueren miles de tortugas de poblaciones que ya se encuentran en riesgo de extinción, según asegura Bryan Wallace, de la Sociedad Oceánica y de la Universidad Duke. Muchas de estas poblaciones llegarán a la extinción local si no se reducen las capturas incidentales, afirma.

Los investigadores han realizado este estudio analizando datos de más de 1.800 registros de captura incidental en las últimas dos décadas para determinar qué regiones y qué tipos de artes de pesca son los que causan un mayor impacto en las tortugas marinas. Según los responsables del estudio, éste debe servir como base para invertir recursos para la gestión sostenible de la pesca y minimizar la captura incidental. El análisis señala dónde y cómo se matan las tortugas marinas, así que se puede enfrentar el problema.

Hay que impulsar la pesca sostenible

Seis de las siete tortugas marinas de gran tamaño están en peligro de extinción
Las tortugas marinas desempeñan un importante papel en el buen mantenimiento de los ecosistemas marinos. Se alimentan de pastos marinos, esponjas y medusas, y mantienen los hábitats que sirven como criaderos de otras especies, por lo que benefician a muchas especies de peces.

En algunas regiones, como la costa africana, el Océano Índico Norte y el sudeste de Asia, no fue fácil para los investigadores evaluar las tasas de captura incidental. En estos lugares, se usan los huevos, la carne y el caparazón de las tortugas para diversos usos.