La sequía de California, una catástrofe ambiental