Sesiones de sexo de más de 3 horas dejan sin fuerzas a los calamares