Si se abandonan los montes, se seguirán produciendo terribles incendios