Sobrepoblación y polución al límite: ¿La salida es vivir debajo del mar?