Sólo el 1% de la superficie marina de España está protegida