Sorprendente fósil de 100 millones de años muestra a una araña atacando a una avispa
Hace la friolera de 100 millones de años, el mundo ya era como el que ven nuestros ojos en muchos aspectos. Para las avispas que caían atrapadas en las telarañas, al menos, poco o nada a cambiado con el paso de tanto, tantísimo tiempo, tal y como demuestra el sorprendente fósil hallado en un trozo de ámbar.

Ambos insectos se han encontrado presos en ámbar o resina fosilizada de árbol, dejándonos una instantánea que constituye el primer fósil hallado de estas características, según sus descubridores. Aunque se han encontrado fósiles de insectos atrapados en telas de araña, nunca llegó a aparecer también la araña.

De acuerdo lo manifestado por el equipo de investigación que lo halló, hasta ahora no había ningún otro fósil del ataque de una araña a su presa en su red. Por lo tanto, según publica la Universidad de Oregón, se trataría de un fósil único, no sólo por el momento que recoge, sino también por la profusión de detalles.

Como ejemplo de la gran cantidad de elementos conservados, además de la misma fotografía que acompaña el post, en la que se puede observar el asalto con toda claridad, podemos mencionar que la pieza de ámbar contiene intactos 15 hilos de seda o que se puede distinguir que era una avispa macho.

El momento congelado en el tiempo ocurrió en el Valle de Hukawng de Myanmar, en el Cretácico TEmparano, hace alrededor de cien millones de años, coincidiendo con la época de los dinosaurios. Eso sí, aunque la araña de las prometía felices, lo cierto es que nunca logró llegar a ella. La resina del árbol cayó sobre ellos y, de forma inesperada, tuvo la última palabra.