Sudáfrica 2010, un Mundial un poco más sostenible