Suelo que absorbe contaminación
En México, existe un edificio que se come la contaminación. Un objetivo similar es el que persigue un nuevo tipo de suelo que se traga la contaminación. La idea parte de un equipo científico holandés.

Científicos de la Universidad de Tecnología de Eindhoven han creado este pavimento fotocatalizador. El suelo contiene un químico activo que tiene la propiedad de absorber sustancias contaminantes como los óxidos de nitrógeno y convertirlas en nitratos. La sustancia se puede aplicar sobre la superficie de las calles para purificar el aire.

Esta sustancia que traga contaminación es óxido de titanio. Se aplica como polvo blanco. Con suelos que sean rociados con dicha sustancia se reducirá la contaminación provocada por coches y camiones. Ya se ha probado en una calle residencial de la localidad de Hengelo, en los Países Bajos, donde el fotocatalizador disminuyó la cantidad de óxido de nitrógeno hasta en un 45%.

El problema, como siempre, es el dinero. Aplicar esta sustancia puede encarecer los suelos hasta un 50%. Pero, si se tiene en cuenta el coste de la contaminación ambiental para la ciudad y las personas ese incremento de precio puede salir a cuenta. Eso sin contar con que se ofrece a los ciudadanos un aire más sano.

Un carril bici anticontaminación

Suelo que absorbe contaminación
Científicos de Estados Unidos, China y Sudáfrica se han mostrado muy interesados por el potencial de la nueva tecnología. En Chicago, Estados Unidos, han instalado un carril de bicicletas que absorbe la contaminación. Doblemente ecológico: se facilita el uso del transporte no contaminante y se reduce la contaminación. Es el carril bici situado en Blue Island Avenue, que funciona desde abril de este año. La ciudad está desarrollando otras iniciativas ecológicas, como farolas que se alimentan de energía solar y eólica. La avenida se conoce popularmente como la calle más verde de Estados Unidos.