Susanne Heisse, recoge basura en Guatemala y la transforma en material de construcción (vídeo)
Susanne Heisse viajó a Guatemala en 2001 y no se podía creer lo que veía. No muy lejos del maravilloso pueblo maya de San Marcos la Laguna, en la orilla del lago Atitlán, la basura se acumulaba y convertía un paisaje idílico en un horrible vertedero.

San Marcos es un lugar hermoso. Pero también es pobre dentro de un país ya de por sí pobre. Ni siquiera cuenta con servicio de recogida de basura. Botellas de plástico, envoltorios de todo tipo, chatarra, todo tirado por el suelo. En el peor de los casos, se paga a niños indígenas para que retiren la basura. Pero de nada sirve, ya que no hay ninguna forma de gestionar esa basura. No puede desaparecer por arte de magia.

Así que Susanne decidió hacer algo al respecto. Analizó los problemas que existían, como la contaminación que generaba tanta basura y las necesidades de la comunidad indígena local y apareció la idea: los residuos se podían convertir en materiales de construcción para las casas.

Además, podía ser una forma de educar a las personas sobre el respeto al medio ambiente, la gestión del agua y otros recursos y la importancia de una nutrición sana.

Susanne Heisse, recoge basura en Guatemala y la transforma en material de construcción (vídeo)
La idea era usar todo. Incluso la basura serviría como contenedor de desechos. Así, hizo que los niños del pueblo recogieran las bolsas de patatas fritas y las metieran dentro de las botellas de plástico. Susanne recogía los envases y los usaba como bloques de construcción, como “ladrillos” para las estructuras de adobe. Cabe señalar que, tras el paso del huracán Stan, en 2005, muchas personas tuvieron que reconstruir sus casas.

Después, importó el proyecto más allá de San Marcos, creando un manual de construcción para enseñar a la gente de otros pueblos, por toda Guatemala. Ahora, ha traspasado la frontera y ha llegado a otros países.

El pueblo de San Marcos es mucho más limpio. Pero hay un cambio mucho más importante: la manera en que la gente ve los productos que consume y lo que hace con ellos. Muchos niños ven en Susanne casi una figura mágica, ya que hace desaparecer la basura. Pero es tan real como se puede ver en este vídeo: