calefacción

Reduce tu consumo de calefacción en un 12%

Aunque estamos teniendo un invierno de los fríos, especialmente durante estas dos últimas semanas, te traemos unas sencillas técnicas para reducir, entre todos, el consumo de calefacción hasta un 12%. Y todo sin pasar nada de frío ni en el hogar ni en el trabajo. Es una propuesta que, aunque parezca dura o sacrificada, en realidad es bastante simple y muy positiva tanto para nuestra cartera, como para el planeta. Para hacerlo aún más sencillo y competitivo, podemos comenzar haciendo nuestro reto en grupo, de manera que así estemos contribuyendo a una buena causa común. ¿Te apuntarías al desafío?

Reduce tu consumo de calefacción en un 12%

Esta idea la lanzó hace unos años la asociación Prioriterre, basándose en el ahorro energético a través del trabajo en grupo. Se llama “Retos para familias con energía positiva” y propuso el agrupamiento de personas que querían reducir la calefacción en sus hogares en grupos de diez para intercambiar ideas, trucos y consejos. Estos grupos se reunieron periódicamente para compartir los trucos más efectivos en el propósito de bajar significativamente la factura de la calefacción (aunque también puede aplicarse a la de la luz, el gas o el agua, por ejemplo). La idea, según lo explica esta asociación, es hacer de este reto una idea divertida, estructura y dinámica.

Reduce tu consumo de calefacción en un 12%
Seguir leyendo

¿Qué es la calefacción híbrida y por qué cuida el planeta?
El término híbrido aplicado a la calefacción alude al uso de tecnologías de forma combinada para reducir el gasto anual y, con ello, cuidar tanto el bolsillo como el planeta.

Si consideramos que este sistema híbrido reduce los costos de energía preservando el medio ambiente y además se puede adaptar a las instalaciones actuales, todo parece perfecto.

Si realmente sale a cuenta la inversión, un asunto que depende del gasto realizado, no puede negarse que los sistemas que combinan diferentes energías pueden ser una solución redonda.

Ahorro económico

Más respetuosos con el entorno y un ahorro a medio plazo, los sistemas híbridos funcionan con dos o más energías, idealmente renovables. Sin embargo, en la práctica no siempre es así, pues suele aprovecharse el sistema que ya se tiene instalado, y por lo general no suelen ser un dechado de ecología.

¿Qué es la calefacción híbrida y por qué cuida el planeta?
En la práctica pueden unirse muy distintos tipos de sistemas, y uno de ellos suele utilizar energías renovables. Es habitual hacerlo, entre otras posibilidades, con una caldera de gasoil o propano que ya estuviera instalada y una bomba de calor aerotérmica.

Sin embargo, la aerotermia depende de la electricidad (no todo lo ecológica que sería deseable), y se utiliza también para climatizar, es decir, no solo calienta sino también refrigera. Su uso como alternativa a los sistemas con calderas dependen de muchos factores, y en combinación con ellas son un ejemplo muy común de calefacción híbrida.

Ahorro económico

El ahorro de gasto se consigue combinando el uso selectivo de uno u otro de forma estratégica. Siguiendo con el ejemplo, la bomba de calor aerotérmica cubre el más del 90 por ciento de las necesidades de calefacción y agua caliente de la vivienda. Por lo tanto, el uso de la caldera se utiliza de forma excepcional para responder a los picos de consumo que se producen en días especialmente fríos.

¿Qué es la calefacción híbrida y por qué cuida el planeta?
Cuando el gasto en calefacción es mayor de unos 1.500 euros al año la calefacción híbrida suele recomendarse, pues el ahorro puede alcanzar el 50 por ciento y amortizarse fácilmente, en tan solo unos pocos años.
Seguir leyendo

10 consejos ecológicos para ahorrar en calefacción
El invierno está a la vuelta de la esquina. Como todos los años, las temperaturas caerán y la factura de la calefacción subirá. Y subirá… ¿Hasta dónde? Saber cuánto lo hará es una incógnita, pero lo cierto es que dependerá, en gran medida, de cómo hagamos las cosas.

En este post encontrarás trucos y consejos eco-amigables para ganar en eficiencia energética a la hora de hacer frente al frío invierno. Algunos pueden ponerse en práctica al momento, otros requieren una cierta preparación o incluso hacer obras.

En todos los casos, solo aplicando varios de ellos conseguiremos resultados que realmente valgan la pena. Cuantos más, mejor, obviamente… A continuación, veamos diez maneras de acercarnos a nuestro objetivo:

1. Aprovecha la domótica

La domótica puede ayudarnos a hacer un uso eficiente de la energía en el hogar, incluyendo la calefacción. Para conseguir los mejores resultados no dejes que los automatismos hagan de las suyas.

Simplemente, gestiona tú las opciones en función de tus necesidades reales. Una vez hecho, entonces sí, automatizamos nuestro equipo domótico. No olvidemos que los algoritmos no siempre se adaptan a lo más eficiente.

10 consejos ecológicos para ahorrar en calefacción
También es interesante utilizar aplicaciones que nos ayuden a llevar la contabilidad del gasto de calefacción en función de determinadas costumbres o parámetros. El uso de estos adelantos tecnológicos nos puede ayudar a ahorrar un buen porcentaje.
Seguir leyendo

En Ulan Bator, Mongolia, las estufas causan 1 de cada 10 muertes
Mongolia es un país con diversidad de paisajes, desierto, bosques, praderas, un país soleado la mayor parte del año donde se puede respirar aire puro y sano. Pero no en la capital, Ulan Bator, donde, en invierno, se puede llegar a los -40 ºC. Ante un frío tan intenso, las calefacciones se ponen a toda potencia durante todo el día.

Lo malo es que el sistema de la mayoría de las calefacciones contamina. Ulan Bator es la segunda ciudad más contaminada del mundo, sólo superada por Ahvaz, en Irán, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En otras grandes ciudades, la contaminación proviene de las fábricas e industrias y de los vehículos a motor, pero no en Ulan Bator, donde el 60-70% de la contaminación de invierno es causada por las estufas obsoletas.
Seguir leyendo

Una casa con muros de paja y compost para una refrigeración natural
Parece sacado del cuento de Los tres cerditos, pero no es ficción. Diseñadores japoneses han recuperado materiales tradicionales y naturales para crear una casa que se climatiza de forma natural gracias a sus muros compuestos por paja y compost. Esperemos que no venga el lobo con su potente soplido para echarla abajo.

La idea parte de un equipo de estudiantes de la Universidad de Waseda, en Japón. Esta casa de paja es capaz de generar su propio calor gracias al compost agrícola que recubre su estructura. Durante el invierno, cuando hace frío, la paja seca se usa como abono para calentar el interior de la casa. Con este método, se puede alcanzar una temperatura de hasta 30 ºC durante cuatro semanas.
Seguir leyendo

La esperanza de vida en Europa se reduce por la contaminación
El aire contaminado que se respira en la Unión Europea resta más de ocho meses de esperanza de vida a sus habitantes. Este demoledor dato se desprende del último estudio sobre la calidad medioambiental y su relación con la salud publicado por el Centro para el Medio Ambiente y la Salud de la OMS (Organización Mundial para la Salud). Además, los más pobres son los más expuestos y viven en peores condiciones.

Según el informe hecho público por el Centro para el Medio Ambiente y la Salud, uno de cada cinco europeos muere de enfermedades vinculadas a la salud medioambiental. La contaminación mata. Cada ciudadano de la Unión Europea, a causa de respirar aire contaminado, pierde un total de 8,6 meses de esperanza de vida al respirar aire que supera los niveles máximos de contaminación recomendados por la OMS.
Seguir leyendo

Climatización más ecológica
La empresa valenciana Energía Geotérmica ofrece un sistema de climatización para el campo basado en la transmisión directa a través de la radiación, por lo que no emplea el aire como elemento transmisor y se consigue un ahorro energético importante. La clave es la instalación de un suelo radiante y refrescante. Pero no sólo es útil para refrescar en verano. En invierno, el agua recorre la tubería integrada en el suelo a una temperatura de 35-40 ºC y aporta el calor necesario para lograr una agradable temperatura en la vivienda. Mientras que, en verano, el agua se encontrará a 14-18 ºC, absorbiendo el exceso de calor del local y proporcionando una agradable sensación de frescor. El coste energético de las instalaciones con suelo radiante y refrescante es siempre menor que el de las de los sistemas convencionales de climatización. Desde el punto de vista medioambiental la posibilidad de emplear generadores no contaminantes, como es el caso de las bombas de calor geotérmicas o las bombas de calor aire-agua, que además pueden combinarse con captadores de energía solar térmica, hace que estemos ante un sistema más ecológico.

Una instalación de este tipo se compone del generador, que puede ser una bomba de calor geotérmica, donde se calienta o enfría el agua, de los elementos necesarios para la distribución de la misma y de los elementos que regulan y controlan el funcionamiento del sistema. En cuanto a la temperatura superficial, se controla con una sonda que mide los valores de la temperatura del suelo con valores límites tanto para calefacción como para la climatización con frío. Para evitar condensaciones en verano se controlan la temperatura y la humedad relativa del ambiente para que la temperatura superficial no sea nunca inferior a la temperatura de rocío.

Este sistema permite una distribución uniforme de la temperatura, lo que se consigue la misma temperatura en todas las estancias de la casa. Y, lo mejor es que no desprende esas molestas corrientes de aire que se originan con los aparatos de aire acondicionado y que pueden ser perjudiciales para la salud de algunas personas, especialmente las que sufren asma, alergias, etc. Otras ventajas de este sistema es que no ocupa espacio en las paredes y que es silencioso.

La madera como combustible
Somos muchos los que estamos de acuerdo en que la madera es uno de los mejores combustibles; no en vano es el más natural, el que los seres humanos hemos utilizado tradicionalmente. En los últimos años ha sido desbancada por los combustibles fósiles: petróleo, gasoil, gas natural, butano, propano… Sin embargo, hemos de ser conscientes de que éstos son fuentes de energía no renovable, con lo cual más tarde o más temprano (dependiendo de los diferentes estudios) se agotarán.

La madera pertenece a las fuentes renovables de energía que se agrupan bajo el nombre de biomasa: leña, arbustos, restos de poda, residuos forestales y agrícolas, residuos de las industrias papeleras, estiercol…

La madera es asimismo un combustible ecológico: por ejemplo, cuando se quema libera CO2 a la atmósfera, pero es el mismo CO2 que absorbió de ella durante su crecimiento. Además, a la par que se talan los árboles viejos pueden plantarse árboles nuevos, con lo cual vemos que la madera es un combustible sostenible. En la vuelta al uso de la madera son pioneros los países escandinavos, que muestran un especial cuidado de sus bosques.

Una buena idea es volver a usar la madera, por ejemplo como combustible para calefacción. En zonas rurales es fácil acumular unos cuantos miles de kilogramos de leña para calentarse en invierno, pero en las ciudades es imposible. Una alternativa es el uso de los pellets.

¿Qué son los pellets? son cilindros de biomasa compactada, procedente de residuos forestales y deshechos de origen vegetal. Son muy pequeños: entre 5 y 6 mm de diámetros y 2-3 cm de longitud. Su constitución compacta y su reducido tamaño hacen posible la automatización de la alimentación de las calderas de biomasa mediante un sistema de tornillo sin fin. Este hecho y la facilidad de ignición, mediante un sistema de alta temperatura, permiten utilizar el pellet como una clara alternativa al gasóleo de calefacción.