Tallín, la capital de Estonia, ofrece transporte público gratuito para sus habitantes
¿Puede permitirse una capital europea ofrecer transporte en autobús gratuito? Por supuesto, como demuestra Tallín, la capital de Estonia. Se convierte así en la primera capital de la Unión Europea con transporte público gratuito. El beneficio sólo es para sus ciudadanos, que se pueden mover gratuitamente por la ciudad desde el 1 de enero.

El Ayuntamiento de la ciudad ha invertido 12 millones de euros en la iniciativa, lo que equivale el 2,5% del presupuesto total. Habría que calcular cuánto se van a ahorrar en tratamientos de enfermedades respiratorias y cuanto tiempo van a ganar los habitante de Tallín.

Para poder usar el servicio de forma gratuita, los residentes de la capital estonia tendrán que adquirir unas tarjetas que se activan a través de internet. Después, sólo tendrán que acercar dichas tarjetas de transporte a un dispositivo electrónico que las valida cuando suban al autobús o al tranvía.

También podrán usar de forma gratuita el transporte público de Tallín todos los estudiantes que no superen los 19 años de edad, sin importar en que ciudad de Estonia estén empadronados. La capital estonia tiene una población de unas 420.000 personas. El transporte público es utilizado por más de cien mil personas cada día.

Ya hay otras ciudades europeas que optaron por ofrecer un transporte público gratuito para reducir la contaminación de la atmósfera, pero Tallín es la primera capital de un país que lo hace. Ojalá marque tendencia y otras capitales la imiten.

Más autobuses debido al éxito

Tallín, la capital de Estonia, ofrece transporte público gratuito para sus habitantes
Desde que funciona el nuevo sistema, el número de personas que utilizan el transporte público aumenta día a día, de modo que el Ayuntamiento ha decidido aumentar el número de autobuses para seguir ofreciendo un buen servicio, ha señalado el alcalde de la ciudad, Taavi Aas. La mitad de los habitantes de Tallín han utilizado ya el nuevo sistema, según la alcaldía.

Algunos habitantes de Tallín que, antes, se empadronaban en residencias de verano para no pagar impuestos en la capital (al más puro estilo Depardieu), se han vuelto a registrar en la ciudad para beneficiarse de la gratuidad de los transportes públicos. De este modo, las cuentas municipales ingresarán más dinero y se podrá financiar el servicio.