Un tiburón se come a otro en un acuario: ¿estrés por cautividad o comportamiento salvaje?