Tipos de bulbos de primavera

Tipos de bulbos de primavera

Con la llegada de la primavera, es momento de no perder el tiempo y plantar todos esos bulbos de flores de primavera que no tardarán en alegrarnos jardines y hogares en cuanto empiecen a brotar en verano. Algunos ejemplos son las azucenas, los lirios de agua, los gladiolos, etc.

Si quieres aprender los nombres de estas plantas y algunas de sus características y cuidados, e incluso cómo plantar los bulbos de primavera, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que descubrimos 11 tipos de bulbos de primavera. ¿Cuál te gusta más?

Caña de las Indias

La Canna indica es una planta perenne que tiene su origen en Centroamérica. En realidad, se trata de una especie rizomatosa, aunque es común referirse a ella como bulbo de primavera. Las hojas de la caña de las Indias son grandes y alargadas y puede llegar a alcanzar los 3 metros de altura. Tiene grandes inflorescencias de tonos cálidos que duran hasta el otoño.

Azucena

Esta planta de bulbo de primavera, de la familia de las liliáceas y con origen en la zona de los países árabes, destaca por sus bonitos ramilletes de flores de seis pétalos en forma de trompeta estrellada. Las azucenas más conocidas son las de flores blancas y perfumadas, pero las hay de muchos colores, como el naranja y el rojo. Por la noche es cuando su aroma es más intenso.

Lirio de agua

La también llamada cala es una planta bulbosa de origen sudafricano, que rebrota cada año a mediados de primavera. El lirio de agua es muy fragante, con flores en forma de embudo y habitualmente blancas, aunque también es muy apreciada por sus grandes y carnosas hojas verdes. Es muy popular y demandada en arreglos florales.

Descubre los Cuidados del lirio de agua o cala aquí.

Amarillis

Las Hippeastrum son un género con unas 75 especies, de la familia Amaryllidaceae. Las amarillis son herbáceas perennes de hasta 50 cm de altura, que solemos cultivar en maceta. Sus flores de seis pétalos, con grandes estambres y forma de trompeta, son muy apreciadas por su valor decorativo y abarcan una amplia variedad de colores y combinaciones. Por todo ello, son uno de los tipos de bulbos de primavera más buscados para poner en los jardines y las terrazas.

Te contamos los Cuidados de las amarilis en esta guía de jardinería.

Gladiolo

Este género de plantas de bulbos de primavera está formado por especies que varían entre los 60 y los 180 cm de altura. Los gladiolos presentan sus flores en espigas, que pueden ser de distintos colores incluso en una misma planta, y que aguantan hasta bien entrado el otoño.

Aprende cuáles son los Cuidados de los gladiolos leyendo este otro post.

Nardo

El nardo es una de las plantas bulbosas de muy fácil cultivo, que puede plantarse tanto en suelo exterior como en maceta. La Polianthes tuberosa o Agave amica es una planta perenne con bulbo y raíces tuberosas que puede alcanzar alturas de hasta 1 metro. Sus flores aparecen en espigas, de hasta casi medio metro, y tienen una leve forma de embudo, de colores blancos o rosados.

Dondiego de noche

La Mirabilis jalapa es una especie de origen americano y es tan resistente que se ha convertido en una planta invasora en algunas partes. El dondiego de noche alcanza alturas de algo más de un metro, con hojas de verde brillante y flores muy fragantes en forma de trompa, de vivos tonos rosas, rojos, amarillos o blancos e incluso mezclados. En ambientes no muy fríos, vive todo el año sin perder su parte aérea.

Aprende sobre los Cuidados del dondiego de noche con esta guía.

Crocosmia

La crocosmia, también llamada montbretia, es en realidad un género con 6 especies de plantas bulbosas de primavera que son sudafricanas. Normalmente, estas plantas primaverales se mantienen con una altura por debajo de un metro, con hojas en forma de cinta y flores en largas espigas, que son de tonos cálidos. Florecen desde finales de primavera hasta finales de verano, según el clima.

Dalia

Otro de los tipos de bulbos de primavera es la dalia, que ofrece una de las flores más espectaculares y llamativas, pues resulta difícil de pasar por alto con su gran cantidad de pétalos de vivos tonos, que pueden ser de muchos colores, y su agradable aroma. La dalia es una planta que exige de mucho sol y de poda para que desarrolle las grandes flores por las que es tan apreciada.

Aprende más acerca de los Cuidados de las dalias entrando aquí.

Begonia tuberosa

Es una planta de tallo carnoso y en tonos rojizos y con flores de hasta 12 cm, de vivos tonos blancos, rosas y otros cálidos. Las begonias tuberosas plantas de menos de medio metro de altura son muy populares en macetas y jardineras o en jardines de zonas cálidas, protegidas del sol directo. Son plantas de bulbos de primavera, cuando empiezan a crecer bien y hacia finales pueden empezar a florecer, llegando a florecer al máximo en pleno verano, y no resisten el exceso de humedad.

Te recomendamos ver esta guía sobre los Cuidados de la begonia.

Muguet

El muguet o también llamado lirio del valle es una planta de pequeño tamaño que da florecillas en forma de campana acortada, blancas y muy bonitas. Es una flor de bulbo de primavera muy fragante, que crece en zonas húmedas de vegetación y que, como curiosidad, en Francia es costumbre regalar el día del 1 de mayo.

En este otro artículo verás los Cuidados para los lirios del valle.

Cuidados de las plantas de bulbos de primavera

Los bulbos de primavera son en realidad aquellos que plantamos durante esta estación para que florezcan en verano. Son plantas que, durante los meses fríos, tienden a dejar morir su parte aérea, pero el bulbo sobrevive para que la temporada siguiente vuelva a brotar. Estos son los principales cuidados de las plantas de bulbos de primavera, aunque cada especie puede tener necesidades concretas:

  • Riego: evita el exceso, sobre todo durante los meses fríos. No encharques nunca el sustrato, pues se pueden pudrir los bulbos. Riega alrededor de la planta, y no sobre ella, y hazlo hasta que la parte aérea se seque.
  • Sustrato o suelo: bien drenado y ligero, rico en materia orgánica. El humus de lombriz es siempre una gran opción.
  • Abonado: aporte de materia orgánica o fertilizante en las temporadas de crecimiento y floración.
  • Plantación: para plantar un bulbo, haz un agujero de entre 5 y 15 cm según la especie a plantar (bulbos más grandes requieren mayor profundidad) y añade un pequeño puñado de humus o compost junto al bulbo, siempre con la parte puntiaguda, que es por donde brotará, hacia arriba. Riega luego abundantemente a su alrededor, sin encharcar, y solo queda esperar.

Conoce más especies con esta otra guía de jardinería sobre 15 plantas de bulbos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de bulbos de primavera, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.