Trabajar menos beneficia al medio ambiente