Trucos de belleza naturales y ecológicos
Mantenerse guapa es una de las prioridades -y placeres- de muchas mujeres y cada día de más hombres. Es posible seguir con las rutinas de belleza y respetar, al mismo tiempo, al medio ambiente. Estos trucos te ayudarán a cumplir las dos máximas y, más aún, te darán unos resultados igual de efectivos y mucho más naturales. En la cúspide de todas estas ventajas, tu bolsillo notará un importante alivio.
Solamente los envoltorios y paquetes de productos de consumo suponen aproximadamente un tercio de todos los desperdicios que van a parar al vertedero. Fomentar su reducción de forma individual es un paso de enorme importancia. Para ello, es preciso comenzar comprando envases más grandes con más cantidad de producto, en lugar de adquirirlos en pequeñas dosis.

Si compras maquillajes, mascarillas o limpiadores del rostro, fíjate si vienen con una etiqueta que certifique su respeto al medio ambiente. Muchas marcas ya los están llevando a cabo y dichas iniciativas se han traducido en una buena aceptación por parte del usuario. Sin embargo, con alimentos tan cotidianos como el aceite de oliva, los huevos o la leche es posible poner en práctica nuestros rituales de belleza con unos resultados, en ocasiones, mucho más visibles y positivos que el ofrecido por los cosméticos químicos.

Para el cabello:
El cabello es una parte muy importante de la belleza. Todos querríamos tenerlo sedoso, cuidado y brillante. Con una mascarilla natural a base de huevos se conseguirá este objetivo. Sólo hará falta mezclar dos huevos con un aceite de esencias del aroma elegido, aplicarlo boca abajo sobre el cabello húmedo y dejar actuar un cuarto de hora. Después, se lava de manera habitual, sin acondicionador. El resultado se nota en pocos usos.

Además, tu cabello y el medio ambiente agradecerán que no se utilice el secador de un modo abusivo. Cuando te lo laves y vayas a permanecer en el hogar, deshumedécelo bien con una toalla ultra absorbente y déjalo secar al aire. Si esto no es posible, intenta secarlo lo más posible y recuerda no dejar aparatos enchufados- como el mismo secador, la plancha, o el cepillo de dientes eléctrico- mientras no estén siendo utilizados, ya que consumen energía incluso en modo standby.

Para un cabello liso sin secador ni planchas, existe un método natural que lo dejará aterciopelado y bien peinado, aunque sí es cierto que requiere de un poquito más de tiempo ¿Es sábado por la tarde y no tienes pensado salir de casa? Peina el cabello húmedo y limpio hacia la derecha bien estirado y después hacia la izquierda, formando una especie de turbante. Sujétalo con pinzas de clip. De esta manera, el cabello estará bien tensado y, al secarse (proceso que puede durar unas tres horas) habrá quedado liso y perfecto, más natural que con las planchas y sin tener que usar aparatos o energía eléctrica. Este método de alisar sin calor, conocido como “toga” ya se utilizaba por la mayoría de las mujeres antes de la llegada del secador.

Para la piel del rostro:
Tener una piel cuidada, sin arrugas, limpia y exenta de puntos negros es el sueño de casi toda persona preocupada por su belleza. El limón y la miel son grandes aliados.

Cortando un limón por la mitad, añadiendo una cucharadita de miel y untando éste por la totalidad del rostro, veremos resultados en sólo cinco minutos, antes de aclararlo con agua fría. El limón aclara las manchas de la piel y la miel suaviza el rostro. Dos o tres veces por semana es lo que se aconseja repetir el procedimiento para lucir siempre una piel facial cuidada.

Antes de esta mascarilla casera, se puede exfoliar la piel. La exfoliación es un proceso que elimina las células muertas y deja la cara preparada para la hidratación. Añade zumo de medio limón a un vaso con dos cucharadas de azúcar y, con la ayuda de un algodón, aplica la mezcla por todo el rostro. A los cinco minutos, ha de aclararse con agua tibia.

El aceite de argán o de jojoba también son muy recomendables para las zonas faciales, esta vez con intención de hidratarlas. Sin embargo, sólo se recomiendan para pieles secas o mixtas, no tanto para las grasas.

Si tu problema son los molestos e inoportunos puntos negros, aquí está la solución. Dos cucharadas de yogur natural y una de zumo de limón. Espera quince minutos antes de aplicarla y aclara con agua templada para decir adiós a los granitos.

Trucos de belleza naturales y ecológicos
Para reducir las ojeras:
Una mirada resulta más bonita cuando las ojeras no son tan evidentes. Para mermarlas utilizaremos pepino y una infusión de manzanilla. El primero es anti-inflamatorio, por lo que, aplicando dos rodajas frías y dejándolas actuar, reducirá las bolsas, mientras que la manzanilla evitará el teñido oscuro bajo los ojos.

Si lo que buscas es combinar los dos efectos con un sólo alimento, entonces la patata es una buena alternativa. Coge dos patatas frías de la nevera, pélalas y límpialas bien. Después extrae el jugo con la licuadora y aplícate la mezcla con algodones. Las propiedades blanqueadoras y anti-inflamatorias del tubérculo serán una importante ayuda para eliminar ese molesto defecto de la piel.

Para preservar la suavidad de manos y pies:
Unos pies suaves y sin durezas son todo un placer. Con cuatro aspirinas, el zumo de un limón y una cucharada de agua – todo triturado en el mortero- se hace una pasta que reblandecerá las durezas y hay que aplicar durante 20 minutos. Tras enjuagar este remedio con agua y frotar con la piedra pómez, los pies lucirán más sedosos que nunca.

Para las manos secas, se recomienda la utilización del aguacate. Este alimento, combinado con dos cucharadas de miel y dejándolo actuar durante 15 minutos, dará como resultado unas manos aterciopeladas hechas para tocar y ser tocadas. Una vez a la semana será suficiente para prolongar los resultados.

Estos son sólo algunos de los trucos diarios y sencillos de hacer con alimentos de lo más básico. Pruébalos durante un mes antes de volver a los cosméticos químicos y compara los resultados. Modificar los hábitos en las tareas de belleza también ayudará a ser ecológico, como evitar la compra de pintauñas tóxicos y reducir el uso de las cuchillas de afeitar o depilar. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, en el mundo tiramos unos dos billones de cuchillas de plástico al año. Opta por una reutilizable en lugar de usar tantas desechables. La belleza y la ecología no están reñidos.