Trump, un negacionista climático que espanta a los científicos