Turismo ecológico en Brasil
En la región centro oeste de Brasil algunas empresas ofrecen turismo ecológico. La región cuenta con un valor natural que ha hecho que localidades como Bonito, en el estado de Mato Grosso, se hagan famosas por el ecoturismo. El Plan de Ecoturismo, desarrollado desde hace más de una década por el Gobierno brasileño, quiere involucrar a las comunidades indígenas de la Amazonia y hacer compatible el desarrollo de la zona con la conservación de la enorme riqueza natural.

Las mejores prácticas en ecología y el comercio sostenible son los pilares de este tipo de turismo. Algunos ríos son famosos por sus aguas cristalinas, en las que se puede ver lo que hay hasta cuarenta metros bajo el agua. ¿Cómo se conserva este tipo de paraísos? Limitando el número de visitantes que pueden llegar allí cada día.

Se permiten prácticas como el snorkel, pero se advierte de que no se debe tocar el lecho del río, ya que eso perturba el medio ambiente. Los turistas tampoco pueden usar protector solar o repelente de insectos para no alterar el equilibrio del agua. El ecoturismo no es para los que quieren todas las comodidades.

En el sur de Brasil, se encuentran las famosas Cataratas del Iguazú, una de las cascadas más anchas del mundo, visitada por cientos miles de turistas. Pero, en la entrada al Parque Nacional Iguazú hay otra atracción para visitantes locales que es menos conocida: el Parque Das Aves, dedicado a la protección y conservación de las aves.

Antiguos furtivos reformados

Turismo ecológico en Brasil
En este parque, se crían especies nativas en peligro de extinción, pero también se permite la visita de turistas. Además, se realizan investigaciones científicas y se educa a las comunidades locales sobre el medio ambiente. El 47% de las aves del parque han sido rescatadas de los traficantes, mientras que el 43% han sido criadas en el parque.

Algunos de los empleados son antiguos cazadores furtivos o personas que trabajaban para la industria de la madera. Ahora son expertos en aves. En la actualidad, el parque da trabajo a más de 140 personas, personal que lucha por la conservación del medio ambiente y las aves.