Un criador de caballos de Fukushima preocupado por el nivel de radiación de sus animales