Un derrame de crudo ha afectado a los pingüinos de penacho amarillo