Un hongo asesino pone al murciélago gris contra las cuerdas