Un ingrediente del chocolate podría disolver los derrames de petróleo