Un ingrediente del chocolate podría disolver los derrames de petróleo
Que un ingrediente del chocolate pueda actuar como dispersante ecológico capaz de disolver las manchas de petróleo en el mar ha sido el sorprendente resultado de una investigación presentada esta semana en la American Chemical Society que se celebra en Filadelfia.

Científicos de la Universidad de Mississippi utilizan un polímero a base de celulosa que extraen de alimentos tan sabrosos como el chocolate, de mantequilla de cacahuete o, por ejemplo, de la nata montada para conseguir algo que hasta ahora sólo lograban compuestos químicos altamente tóxicos o contaminantes.

Esta ecológica alternativa a los dispersantes químicos se ha desarrollado después de comprobar los terribles efectos producidos por éstos en el derrame de petróleo del Golfo de México del 2010. Entonces se vertieron millones de litros de dispersantes para evitar que el petróleo llegara a la costa, con el consiguiente desastre ambiental que ello supuso, incluso mayor que el producido por el petróleo en sí.

Ahora, sin embargo, nada de esto tendría que ocurrir pues, según afirman los creadores de este insólito y revolucionario producto, su utilización garantiza una inocuidad que no tiene ni punto de comparación con los productos convencionales.

Y, por si no fuera lo bastante impactante la peculiar composición gastronómica, su forma de funcionar nos lleva de la mesa a la lavadora, ya que su eficacia se logra gracias a técnicas utilizadas en la colada.

“Nuestro producto no sólo se disuelve en bruto, sino que impide la deposición de aceite sobre las aves y otros objetos, de la misma manera que los detergentes evitan que la grasa se vuelvan a depositar en la ropa en las lavadoras”, dice Lisa Kemp, uno de los científicos autores del invento.

Para más perfección, siempre según sus creadores, el producto sería capaz de envolver las gotas de aceite disueltos y así evitar que se quede pegado en las alas de los pájaros, que podrán deshacerse de ellas tan fácilmente como buceando, con un aleteo o volando… ¿No es demasiado bonito para ser verdad?