Un insecto se beneficia de la isla de plástico del Pacífico