Un león ahorcado, la última víctima del ‘zoo de la muerte’