Un mapa de la NASA rastrea la contaminación de los barcos
Este mapa de la NASA que bien parece una naranjita no es sino una ilustrativa muestra del zumo contaminador que van dejando los buques en el agua a lo largo y ancho del planeta, pero éste jugo no es precisamente de frutas sino de compuestos tóxicos como el peligrosísimo óxido de nitrógeno (NOx).

En concreto, si observamos las zonas costeras veremos cómo en su inmensa mayoría son áreas pintadas con un color más intenso, lo que significa que en estos lugares se halla el mayor nivel de contaminación detectado.

La sorprendente gráfica se ha conseguido gracias al trabajo de un satélite de la NASA que capta el nivel de ozono atmosférico, capaz también de detectar la contaminación emitida por los barcos a lo largo de sus rutas, formando bandas compuestas por altos niveles tóxicos de dióxido de nitrógeno (NO2).

Estas finas partículas encontradas pertenecen al grupo de compuestos reactivos de NOx, grandes polucionadores ambientales que provocan problemas de salud cardiovascular y también respiratorio.

Ruta India-Sri Lanka y Singapur, las peores

El mapa se logró construir a partir de las mediciones realizadas por el Instrumento de Monitoreo de Ozono (OMI) desde el año 2005 hasta el 2012, identificándose los mayores niveles de NO2 en la ruta India-Sri Lanka y Singapur, claramente visibles en la imagen.

Un mapa de la NASA rastrea la contaminación de los barcos
Las rutas de Singapur-China y las que cruzan el Golfo de Adén, el Mar Rojo y el mar Mediterráneo son otras especialmente contaminadas, si bien las mediciones tienen sus deficiencias. Por ejemplo, en el Atlántico y resto del Pacífico no se efectuaron mediciones por tratarse de rutas más abiertas e igualmente, en parte de las costas de China, Europa y Estados las rutas de contaminación no pudieron visualizarse por actividades perforadoras.

Según puntualiza la NASA, por último, la masiva quema agrícola en el sur de África transporta altos niveles de contaminación desde el oeste hacia Australia, a través de los fuertes vientos, vía oceánica.