Un medio ambiente sano debería ser un derecho humano básico, afirma experto canadiense
David R. Boyd es un abogado ambientalista canadiense de gran prestigio, que ha asesorado a muchos gobiernos en distintos temas medioambientales. Ahora, su principal objetivo es modificar la constitución de su país para incluir el derecho a un medio ambiente sano.

Sus declaraciones públicas, así como las tesis de sus libros, especialmente el último, titulado El derecho a un ambiente sano, insisten en la importancia de que vivir en un hábitat saludable debería ser un derecho constitucional o, si se quiere, universal.

Según Boyd, lograrlo tendría un efecto transformador en Canadá (y allí donde se aprobara) de consecuencias increíblemente positivas para mejorar nuestro entorno. Por ejemplo, este experto explica que reconocer este derecho como fundamental supondría poder hacer responsables de su vulneración a todo aquél que atentara contra él, incluyendo, por supuesto, a los mismos gobiernos o a las empresas.

Lógicamente, esto sería una auténtica revolución social, que afectaría a los mismos cimientos sociales, y que implicaría, pongamos por caso, la revisión de la aprobación de plaguicidas y demás productos potencialmente peligrosos para la salud y el entorno.

Boyd cita la existencia de ciudadanos que han ganado juicios a gobiernos por sentir su salud afectada en entornos contaminados, como el cas argentino de Beatriz Mendoza. Igualmente, menciona que hay países que sí reconocen a sus ciudadanos el derecho a un medio ambiente en condiciones, cifrándolos en cerca de un centenar.

Boyd está convencido de que su lucha tendrá un buen final. Su intento por cambiar la constitución canadiense lo considera algo posible, sobre todo apoyándose en lo que dicen las encuestas, y es que nueve de cada diez canadienses apoyan la protección del derecho a un medio ambiente sano. Entre sus modelos a seguir están Francia, con la aprobación de una Carta de Medio Ambiente cuando gobernaba Chirac o el empuje que para su reconocimiento suponen los movimientos indígenas en países como Ecuador o Bolivia.