Un medio ambiente sano debería ser un derecho humano básico, afirma experto canadiense