Un niño recoge huevos de una de las serpientes más venenosas del mundo