Un niño ruso de 11 años encuentra los restos de un mamut