Un pájaro que ataca a su hemano pequeño para sobrevivir
Tendemos a mitificar a los animales, a pensar que, por naturaleza son buenos. Pero los animales no son ni buenos ni malos. No tienen moral. Tienen instinto, costumbres aprendidas genéticamente. Luchan por la supervivencia. Cada individuo por la suya propia y, todos, por la de la especie. Y esa lucha, en ocasiones, trae comportamientos realmente crueles.

No nos referimos a las luchas en época de celo de los grandes mamíferos. Hablamos de casi bebés que se matan unos a otros. Así lo hacen algunas especies de pájaros. Luchan por la competencia de los padres y son capaces de llegar a matar a sus hermanos.

Un pájaro llamado picozapato (Balaeniceps rex) es una de estas especies cuyas crías se matan entre ellas. Se conocía el fenómeno, pero, ahora, un equipo de la televisión británica BBC ha logrado grabarlo. El picozapato vive en Uganda, Zambia, Sudán, Zaire oriental, Ruanda y Tanzania occidental. Come ranas y peces que pesca en las ciénagas, crece hasta 1,5 metros de altura y tiene una envergadura de alas de más de dos metros.

No es la única ave que tiene este comportamiento. Es común entre las de mayor tamaño. La grabación fue realizada en los humedales de Bangweulu, cerca de Kasanka, en el norte de Zambia.

Un pájaro que ataca a su hemano pequeño para sobrevivir
La madre había salido del nido para buscar alimento. Entonces, uno de los polluelos, el mayor, atacó a su hermano menor. Ambos tenían unas tres semanas de edad. El mayor había nacido unos días antes que el menor. El director del documental, Alex Lanchester, describe al picozapato como de aspecto prehistórico.

Rechazo de los padres

Después de recibir las acometidas violentas del hermano mayor, al pequeño aún le queda lo peor. Es rechazado por sus padres, que prefieren tomar partido por el hijo violento. Así de cruel puede llegar a ser la naturaleza.

El más pequeño trata, en los siguientes días, de valerse por sí mismo. Busca sombra bajo la hierba y va a buscar agua. En este caso concreto, tras cinco días, finalmente, el pollito murió, más por cansancio, hambre y sed más que las heridas producidas por el ataque de su hermano.

La razón de este comportamiento es que los padres no siempre son capaces de conseguir suficiente alimento para más de uno.