Un poblado indígena se ha cansado de los turistas